lunes, 28 de marzo de 2016

Nos quieren matar por la cobarde indolencia general

*Por Ángel Rico
.
Confucio, nos enseñó que: --Cuando las palabras pierden su significado, la gente pierde su libertad--; el hecho que, de una forma cobarde, sobre el Islamismo muchas personas utilicen subterfugios para no llamar a las cosas por su nombre, no solo está suponiendo la pérdida de la libertad, sino la pérdida de demasiadas vidas. Y de esa vergonzosa realidad, es posible, que usted, respetado lector, y un servidor seamos cómplices.
.
Por lo tanto es imperativo que utilicemos las palabras adecuadas, para que el miedo no nos lleve a aceptar, como irremediable, un terrorismo rotatorio que, probablemente estallé aquí algún día, pero que, de momento, está atacando otros lugares como “Pakistán”, “Nigeria”, “Afganistán”, “Siria” o “Israel”.
.
Una parte de la prensa y de la política, utilizan una serie de pleonasmos que, instalados en la sociedad, han acabado por intoxicar a la mayoría. Corrupción del lenguaje que se ha convertido en un peligro para la propia sociedad. Por ejemplo, se está utilizando el sofisma de “islamismo radical” dando a entender que, a sensu contrario, habrá un “islamismo moderado”; trataré de explicar la cuestión con un símil deportivo, verbigracia, me explicaré:
.
Supongamos que a la hora de hablar del “fútbol” hablásemos de un “fútbol radical” en cuyas normas se prohíbe tocar el balón con las manos, a excepción del portero, siempre que esté en su área; y de un, hipotético, fútbol moderado” en cuyas reglas se permitiesen utilizar los pies y las manos, para controlar el balón. Con seguridad usted, respetado lector, alegaría que –si hablamos de fútbol, no se permite utilizar las manos, para controlar la pelota--, y tendría razón. Pues lo mismo, es de aplicación a la hora de hablar del Islam y el islamismo.
.
De igual forma que no hay “agua seca” (porque si el elemento es seco, entonces, no es agua; o que es imposible mezclar el agua y el aceite) no hay distintas categorías de islamismo. Porque el Islam es como es.
.
Y ¿cómo es el Islam? Respuesta: --en esta religión las personas se dividen en dos tipos, los “fieles” (o creyentes) y los “infieles”. Además de ser contrarios a cuestiones tan de uso común en Occidente, como los “Derechos Humanos”, la “Igualdad entre hombres y mujeres” y la “Libertad religiosa”. Es decir, el Islam no admite que ninguna ley (¡ninguna!) contradiga lo que, imperativamente, ordena el Corán y la Sharia, que regula sus ordenanzas. Obviamente, si usted respetado lector, no es musulmán, es un “infiel” como un servidor. Occidente debe conocer que, para los musulmanes: --La Yihad es una orden que emana de Alá, y que la transmitió Mahoma a sus seguidores. Es un imperativo universal y para todos los tiempos, según el Islam, la Yihad, tiene que durar hasta que la humanidad se someta al Islam, porque, entre otras cosas, ordena:
.
--“Combate a aquellos que no creen en Alá, ni en el último día, ni prohíben lo que Alá y Su Mensajero han prohibido, ni siguen la religión de la verdad, salvo a aquellos que han recibido el Libro, hasta que paguen el tributo en reconocimiento de [nuestra] superioridad y de que ellos se encuentran en un estado de sometimiento” (C9:29)
.
C.3:28: -- ¡Que no tomen los creyentes como amigos a los infieles en lugar de tomar a los creyentes –quien obre así no tendrá ninguna participación de Alá—  C.5:51:-- ¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío--. C.4.101:-- Los infieles son para vosotros un enemigo declarado--.
.
C.9:14:-- ¡Combatid contra ellos! Alá les castigará a manos nuestras y les llenará de vergüenza, mientras que a vosotros os auxiliará contra ellos, curando así los pechos de gente creyente--.
.
C.9:123: --¡Creyentes! ¡Combatid contra los infieles que tengáis cerca! ¡Que os encuentren duros! ¡Sabed que Alá está con los que Le temen!--
.
--Matar infieles (judíos y cristianos) absuelve de 700 pecados ante Alá— En una ocasión, se le pregunto al Apóstol de Alá: --¿Cuál es la mejor obra? – Él respondió: --Creer en Alá y su Apóstol Mahoma”.  Después le preguntaron: --¿Cuál es la siguiente obra mejor en bondad?—Él respondió: --“Participar en la Yihad  (guerra santa), la lucha religiosa en la causa de Alá”--. En el concepto musulmán de “guerra santa” se enseña que: --los mártires que mueren se aseguran el cielo--.
.
Cuando las televisiones nos muestran a un, supuesto, portavoz de esta o aquella mezquita, que dice que: --el Islam enseña la paz—debemos tener claro que: --está mintiendo, porque el Corán, recomienda mentir (si fuese necesario) para conseguir sus objetivos--.
.
Llegados a este punto de la amenaza, es cuestión que señalemos de forma inquisitorial como cómplices necesarios a, por ejemplo:
.
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, que en relación a la amenaza de Daesh dijo: --abogar por el “diálogo y la empatía” para que la “paz y el diálogo” sea lo que acabe con el terrorismo--
.
José Manuel García-Margallo, Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, quien para conseguir la entrada de España en el Consejo de Seguridad de la ONU, mendigó el voto de países musulmanes que, están radicalmente, enfrentados a la aplicación de los Derechos Humanos, y que tras el engolamiento crónico y en un orgasmo fuera de tiempo, del Ministro,  por estar en un órgano de la ONU, que se ha manifestado ineficaz, no afeará la complicidad de estos países en relación al terrorismo.
.
Federica Mogherini, Alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, que ha pateado la dignidad de millones de mujeres en Europa, al disfrazarse de “mujer sumisa y obediente” en todos los viajes que ha realizado a países musulmanes, en relación a su cargo.
.
Martin Schulz, Presidente del Parlamento Europeo (PE) quien defiende: --destinar fondos europeos a la integración de los musulmanes de los barrios más problemáticos de Bruselas, donde predomina el islamismo yihadista--.
.
Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, que ha repetido, hasta la nausea, la condena, por ejemplo, a Israel por defenderse de los innumerables ataques islamistas. En lugar de señalar que los países que se respeten a sí mismos, tienen la obligación de defenderse y que, “tras cada acción hay una reacción”, donde lo que está mal es atacar, no defenderse.
.
Frangoglio, (Papa) quien, sin ir más lejos hoy, en la tradicional oración del “Regina Coeli” en relación a los atentados en Pakistán (y Bruselas) ha dicho: --que se paren las manos de los violentos que siembran terror y muerte--. Surgiendo las preguntas: --¿A quien se está refiriendo Frangoglio como violentos? ¿Por qué no llama “terrorismo islamista” al “terrorismo islamista”? ¿Es que, Frangoglio, no conoce lo que se refleja en Juan 8:31-38 (31  Dijo entonces Jesús a los Judíos que aun no habían creído en El: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis Discípulos; 32   y conoceréis la verdad, y la verdad os Hará Libres)?
.
Por todo lo anterior, debo señalar la complicidad necesaria, de las anteriores personas públicas, y otras miles de personas civiles que, con una actitud estúpida y ovejuna, son cómplices  necesarios, del peligro que amenaza a mis hijos y a los suyos, respetado lector. Por tanto, a la hora de hablar de “terrorismo” y de “Islam”, démosle a las palabras el significado que tienen, para que ni sus hijos, ni los míos, pierdan, con la confusión, ni su libertad, ni su vida.
.
…He dicho!
.

*Es Presidente del Instituto Hispano Luso

No hay comentarios:

Publicar un comentario