miércoles, 10 de agosto de 2016

Rivera se quedó corto

*Por Ángel Rico
.
John Kennedy, dijo: --“Ser valiente no requiere cualidades excepcionales. Es oportunidad que a todos se ofrece. A los políticos especialmente”— Soy de la opinión que después de superar, a trompicones, el miedo escénico que a Albert Rivera le provoca el Congreso de los Diputados, este, propuso a Rajoy seis condiciones (seis) que cualquiera aceptaría, con tal de no ser el único Presidente del Gobierno, que no repitió mandato en Democracia, desaprovechando, Rivera, una oportunidad histórica,  de conquistar para varios lustros la simpatía del respetable; lo que hubiera conseguido si hubiera tenido la valentía de, por ejemplo:
.
--Hablar de los sindicatos, la patronal y las numerosas patronalillas, que pesebrean y medran con el dinero de los contribuyente; debería haber propuesto que, los sindicatos y patronal, tendrán el protagonismo que sus afiliados les quieran delegar; con capacidad de interlocución, de acuerdo a lo que –las bases— le hayan encargado y estén dispuestos a financiar con fondos propios. El Estado ya no financiará el monopolio de una casta, derivada del “sindicalismo vertical” (Organización Sindical Española, OSE) de la dictadura; y para que los trabajadores comprueben que el Gobierno se interesa por ellos, la cantidad que en los últimos años se destinó a subvencionar a sindicatos y patronal, se ingresará anualmente en la “Caja de las Pensiones”.
.
En la época de internet y de la caza de los “Pokémon go” no se puede esgrimir la indefensión de los trabajadores, para seguir chupando del frasco; la información que fluye en la red y la capacidad de interlocución entre los trabajadores y los empresarios, hoy día, no es la de principios del pasado siglo XX, ergo, lo que está desfasado es la imposición sindical y/o patronal en las relaciones de aquellos que necesitan trabajadores y quienes quieren trabajar y, en todo caso, queda la posibilidad de que, voluntariamente, los unos y los otros deleguen (voluntariamente) la representación en los sindicatos, la patronal o en la gestoría de la esquina. Cuando tanto se habla de “reformas” habrá que estar de acuerdo que, este duopolio representativo, ha sido y está siendo “un instrumento político” como lo fue en el régimen franquista. La “ideología”, la “organización”,  la “red de intereses” y la “sopa boba” son igual hoy, de  cómo era entonces.
.
En los, impresentables,  datos de desempleo, donde destaca España con el 19,8 por ciento, (solo somos superados por Grecia, con el 24,1) respecto al 8,6 de toda la Unión Europea, y el 11,6; 9,9 y 11,5 por ciento, de nuestros vecinos, Portugal, Francia e Italia, respectivamente, habrá que concluir que:--el duopolio, forma parte del problema--. Ergo, urge acabar con el problema. Ya lo dijo, Albert Einstein: --No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos--.
.
Otra de las cuestiones que faltan en el sexcálogo, es introducir la (perogrullada) de que todas las partes del Estado cumplirán las sentencias de los Tribunales. Porque si se acordase que: --en la primera comparecencia del próximo (utilizo el genérico) Portavoz del Gobierno, se comunicará a la ciudadanía que “con el fin de devolver a los españoles la confianza en la Justicia y en los distintos elementos que componen la estructura del Estado, el Gobierno del Estado, no se reunirá, ni dialogará con ningún representante de una institución que tenga pendiente el cumplimiento de alguna sentencia”--. Así, no se podría tratar, por ejemplo,  de aportaciones del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) a ninguna comunidad que tuviera pendiente el cumplimiento de sentencias de los tribunales. Para evitar que la sociedad civil sufra las consecuencias se habilitará una oficina en las subdelegaciones del gobierno en las provincias afectadas, para que quienes tengan facturas pendientes de pago, por servicios realizados de acuerdo a lo establecido, puedan cobrarlas en el plazo establecido. De esta forma se evitarían reuniones vergonzantes (y vergonzosas) como la que la Vicepresidenta y el Ministro de Hacienda y Administraciones Publicas, en funciones, mantuvieron con,  el sedicioso, Oriol Junqueras, Vicepresidente del gobierno autonómico de Cataluña. Ningún español, residente en cualquier lugar del territorio, verá mal que se haga lo que sea procedente para que nadie se considere (con recochineo) por encima de la Justicia; lo que provoca una, indiscutible, alarma social.
.
Similar filosofía sería de aplicación a aquellos parlamentarios, en el Congreso y/o Senado, que en lugar de hacer  pedagogía de que la Constitución y las leyes se cumplen, utilizan la plataforma, los salarios que cobran de todos los españoles y los beneficios añadidos, para hacer apología del incumplimiento de las leyes. Estos privilegiados, pueden hacer (¡faltaría más!) uso de su libertad de opinión, pero no cobrando, al mismo tiempo, un salario del Estado que pretenden destruir. Así se evitarían declaraciones como: --Joan Tardà, diputado de ERC: "Ni Dios, ni por supuesto Rajoy", pararán la independencia / Joan Tardà: «Si hay que desacatar, desacataremos» / Joan Tardà llama a «desacatar» las decisiones del TC contra el proceso soberanista /   Rufián afirma que la Constitución está "auspiciada y suscrita por fascistas"— Etc.
.
Hay tres cosas que no pueden volver atrás: la flecha lanzada, la palabra pronunciada y la oportunidad perdida.  (Anónimo) ¡Pues eso!
.
…He dicho!
.

*Es Presidente del Instituto Hispano Luso

1 comentario:

  1. Deacuerdo en todo Hace años que digo los mismo..pero nadie escucha...

    ResponderEliminar