jueves, 9 de febrero de 2012

A la atención de María Garzón Molina

*Por Ángel Rico
.
Respetada señora Garzón, me veo en la obligación moral de responder al escrito que usted, motu propio, hizo público hoy. Y obligado por mis, jodidos, principios me veo en la obligación moral de responderle.
.
Yo no seré de aquellos que, hipotéticamente, brindarán hoy por la sentencia emitida por el Tribunal Supremo de España por las actuaciones probadas de un mal juez. Me permito recordarle, señora Garzón, que más del cuarenta por ciento de las instrucciones procesales de sumarios dirigidas por ese juez, acabaron anuladas por tribunales superiores, por ser el resultado de un trabajo pésimo. Si tal porcentaje de errores se hubiesen producido, por ejemplo, en un médico de la Seguridad Social, ese hipotético funcionario habría sido, con toda seguridad, expulsado de su puesto. Lo que provoca una pregunta ¿Por qué puede expedientarse y, en su caso, expulsarse de su puesto a un mal médico y no a un mal juez?
.
Se puede opinar que una mala actuación médica puede dar con los pacientes en la morgue; lo que es verdad. Como también lo es, que por la gestión de un mal juez, un inocente puede dar con su vida en la cárcel. Nadie debe estar por encima de la Ley, ¡ nadie ! Y, aunque a usted no le guste, su padre tampoco.
.
En el escrito voluntario dirigido a la opinión publica, usted nos dice: “A ustedes, que durante años han vertido insultos y mentiras; a ustedes, que por fin hoy han alcanzado su meta y conseguido su trofeo” (sic) lo que es sencillamente falso. Las sentencias del Tribunal Supremo de España no son trofeos, son decisiones en que el juzgador, concluido el juicio, resuelve finalmente sobre el asunto principal, declarando, condenando o absolviendo, y en el caso que nos ocupa condenando porque el juez incumplió la Ley Orgánica General Penitenciaria (Art. 51.2) y la Constitución que, como usted sabe, indica en el Artículo 9. 1.- Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico. La misma Constitución que amparaba al juez, hoy condenado, cuando en el ejercicio de su jurisdicción, realizaba una y otra vez, mal las instrucciones de sus sumarios.
.
También nos dice que: “A todos ustedes les diré que jamás nos harán bajar la cabeza, que nunca derramaremos una sola lágrima por su culpa. No les daremos ese gusto” (sic) Frase que puede ser comprensible como recurso lingüístico de alguien –usted- que por fin, ha bajado a la tierra, que pisamos aquellos que, además de correr el riesgo de que un mal juez nos meta injustamente en la cárcel, no tenemos la suerte “--Querido Emilio”, de que el principal banco de España financie con 320.000 dólares, un seminario sobre Derecho en Nueva York, mientras disfrutamos de una licencia de estudios pagada, concedida por el Consejo General del Poder Judicial, ni tampoco tenemos la suerte de que paguen la carísima matrícula de práctica jurídica de nuestra hija en la ONU. Además de ser hija del juez hoy condenado ¿Qué tiene de especial la afortunada estudiante de prácticas de Derecho en la ONU que no tenga, pongamos por caso, mi hijo?
.
Usted debe entender, señora Garzón, que nosotros el Pueblo, tampoco estemos dispuestos a bajar la cabeza, cuando un mal juez es condenado por primera, segunda o tercera vez. En España debe aplicarse aquello de que quien incumple la Ley paga por ello.
.
Finalmente nos dice que: --Ustedes hoy brindarán con champán, pero nosotros lo haremos juntos, cada noche, porque sabemos que mi padre es inocente y que nuestra conciencia SÍ está tranquila— (sic). A esa declaración de parte, nosotros tenemos que responder diciéndole que: también cenaremos hoy juntos, porque tenemos la creencia de que el juez condenado, es culpable de los delitos por los que fue juzgado. Y gracias a que creemos en la seguridad jurídica, y en la Libertad de Expresión, puedo opinar lo que aquí opino; algo que habríamos puesto en cuestión si la sentencia al mal juez, hubiese sido la contraria, porque de instalarse la creencia en la judicatura de que “el fin justifica los medios” correríamos el riesgo de que el condenado, o su familia, o cualquiera, pudieran ponerme astillas entre las uñas para obligarme a pensar igual que la familia del juez.
.
Por eso nuestra tranquilidad hoy es mayor que ayer, porque nosotros el Pueblo, los que podemos ser enviados a la cárcel por un mal juez, tenemos la seguridad de quien lo hace la paga, ya sea un juez o un ciudadano normal.
.
Así son las cosas en España, señora Garzón, por las que pagamos impuestos para que los miembros de la judicatura se limiten sencillamente a cumplir la Ley. Y finalmente me permito recordarle lo que dijo Francisco de Quevedo: “Donde hay poca Justicia es un peligro tener razón”.
.
…He dicho!
.
*Es miembro de FAPE

16 comentarios:

  1. Sr. Rico;

    Entiendo que su profesión de Consultor Medio Ambiental, le da unas capacitaciones realmentes extraordinarias para valorar de una manera tan categórica, sobre que la resolución contra el Sr. Garzón, se ajusta absolutamente a derecho.
    No tengo ni idea, aunque seguramente sea más que probable por su trayectoria profesional, que las actuaciones del Sr. Garzón, hayan echado abajo negocios que le supondrían pingües beneficio. Es la única explicación que le encuentro a su deleznable respuesta a la Sra. Garzón.
    Le voy a copiar la misma cita de Quevedo: "Donde hay poca Justicia, es un peligro tener razón" Y en este caso el problema del Sr. Garzón no sólo tiene y tenía mucha razón. La tenía toda.
    Tenga cuidado de no salpicar, cuando beba de ese Champán que tiene descorchado. Si se mezcla con su bilis, puede dañar a los que tiene alrededor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo entiendo que los fanáticos defensores de Garzón, también tienen "capacitaciones realmentes extraordinarias para valorar de una manera tan categórica, sobre que la resolución contra el Sr.(¿?) Garzón, se ajusta absolutamente a derecho." Sr. Jimenez, no estamos en la obligación de tener conocimientos a la altura de entidades como el Tribunal Supremo, pero si para saber lo que es justo y lo que no.

      Yo no soy abogado, ni Juez (aunque me reportase jugosas comisiones, como a algunos, no lo querría ser), pero si se lo suficiente, para saber que la práctica de escuchas ILEGALES no está permitida, y menos para un Juez. Aprendan Vds. a respetar la UNANIMIDAD del tribunal Supremo (al que se acogen y claman cuando les convienen), y dejense tras el fallo de conituar con su prácticas delicTIvas y TOTALITARIAS.

      Y ya que le gusta citar, aquí va una de Calderón de la Barca: "Nada me parece justo en siendo contra mi gusto". Esto es lo que os pasa, no soportais el resultado, aún sabiendo que es el correcto.

      Eliminar
  2. Los que buscamos la verdadera justicia tal y como María Garzón Molina lo expresa, seguimos siendo muchos, dentro y fuera. Han ganado esta fea batalla pero no la guerra. Seguimos queriendo verdad y justicia, no jueces condenados porque buscan dentro de un marco legal que no permite la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quien aplica esta "verdadera justicia"? ¿Vosotros? Pues si que andamos bien, si la justicia hacia un indivuo va a estar repartida por sus fanáticos seguidores, o por su hija, lo que sería aún más surrealista.

      Si conoces a María Garzón Molina, recuérdale que Carlos Dívar (Presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo) fue el candidato del PSOE para presidir el Consejo General del Poder Judicial.

      Recuérdale también, que el voto del TS fue UNANIME.

      Eliminar
    2. Llanero Solitario, efectivamente y como Alma expresa, lo unico que se busca es la verdadera justicia tal y como Maria Garzon Molina la expresa. Contrariamente a lo que usted pueda opinar, no queremos y tampoco necesitamos representantes de la ley corrompidos que ademas de buscar de donde no existen marcos legales, nos deniegan nuestros derechos fundamentales a conocer la verdad. Con todos mis respetos, Sr/Sra Llanero Solitario, usted no tiene ni idea de lo que nos esta diciendo y mi consejo para usted es que comience por analizar y leer a fondo la situacion pues le permitiria un mejor entendimiento.

      Eliminar
  3. Si, la verdad es que es triste que se olvide para qué se crearon normas, imperfectas, para ofrecer justicia. Tanto burócrata y tanto sin sentido acaba convirtiendo en ciegos a aquellos que disponen de su para servir al pueblo y no para aplicar sin molestar sin interpretaciones normas que no sirven al concepto de justicia.
    Según usted no existe masa crítica y es solo una quimera. Son "garzones" quienes hacen que el mundo avance y no cobardes que son incapaces de identificar qué es justicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en muchos de tus argumentos. Una cosa está clara, si las normas son flexibles para uno y para otros no. ¿Dónde está el límite? Lo que no se puede hacer es permitir a alguien que cometa una serie de actos delictivos con un fin, por muy puro que sea.

      ¿La justicia funciona mal, burocrática y lentamente? Sí. ¿En ocasiones es injusta? Sí. Pero este no es el caso. Es grave el hecho de las escuchas ilegales. El fin era el apropiado, los medios no.

      Yo no creo que sean Garzones los que hacen que el mundo avance. Los que hacen que el mundo avance, son los que imparcialemnte aplican la justicia, sin presiones, ni favores, ni partidismo. Son pocos, pero haberlos, haylos.

      Eliminar
    2. También estoy de acuerdo en algunos conceptos. Pero creo honestamente que se ha constatado justo lo contrario. Ha sido al Sr. Garzón a quien han tratado de forma específica al condenarlo por un delito de prevaricación por el que no han sido otros condenados, a pesar de compartir opinión con varios jueces y abogados (no, no todos socialistas, intentemos olvidar por un momento la política que puede orientar en demasía nuestros juicios como ciudadano, y su mayor error histórico). El límite debería hallarse entre algo llamado sentigo común, y por otro lado al historial honesto de sus acciones, donde se debe valorar e incluso premiar determinados comportamientos concretos, básicamente por su falta de aprehensión social, si es mas importante apartar a un juez honrado e implicado (discúlpeme pero sinceramente no considero que abunden) por interpretaciones sesgadas de uno u otro lado, o considerar exclusivamente su historial público pseudo narcisista que lógicamente no deja indeferente a nadie, y por supuesto no lo hace a aquellos de sus colegas, molestos por su protagonismo e idealismo anacrónico, por su valentía demostrada y documentada, dado que indudablemente no oculta sus acciones (las mismas que podrían deslegitimarse sin concluir en inhabilitación), así sea durante investigaciones de "gales" o "gúrteles". Aquellos que convierten en ejemplar esta sentencia no parecen buscar más que la medición de quien domina las formas y escarmentar a aquellos que parecen disponer de egos más ricos que los propios.
      Seamos consecuentes para discernir la repercusión que esto tiene durante la administración de justicia. Nadie debería alegrarse de semejante sentencia, sea un error o no de uno u otro juez, y si esto es así, indudablemente existen razones políticas en ello, o cualesquiera otra naturaleza, asociadas a esta euforia incomprensible ante semejante sentencia. Es ahí donde se detecta el trato distinguido entre uno u otro ciudadano, en la aplicación de justicia con el claro ánimo de escarmentar a aquel que parece salirse de las acciones de grupo y no de la interpretación específica de ley.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¡Eso es calidad humana....!¡Hablar así de un padre a su hija!.Eso ya me define al señor Rico

    ResponderEliminar
  6. Tengo un problema con la sentencia del Supremo respecto al señor Garzón, no sé si estar triste o contento.
    Tengo claro porque lo he sufrido en mis carnes que la justicia la han hecho para su uso y disfrute las clases dirigentes de antes y de ahora. Siempre ha sido así y siempre será.
    Si te pillan robando 27 gallinas porque hoy necesitas comer, tienes muchos números para que te condenen dentro de 7 años a cinco años de prisión, aunque estés completamente integrado en esos momentos porque tienes trabajo y no necesitas comer tomando lo ajeno.
    Si te pillan robando millones de euros desde tu púlpito, puedes conseguir que prescriba tu delito aunque para ello tengan que pasar por el juzgado de Nules 28 jueces como está consiguiendo el Sr.Fabra en Castellón.

    Espero que la inhabilitación del Sr. Garzón sirva para que esté tres años preparando su candidatura a la presidencia del gobierno y los siguientes ocho nos pueda servir desde dicha presidencia por el bién de su hija, de su nieto y de los nuestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices "Espero que la inhabilitación del Sr. Garzón sirva para que esté tres años preparando su candidatura a la presidencia del gobierno y los siguientes ocho nos pueda servir desde dicha presidencia por el bién de su hija, de su nieto y de los nuestros.". Pues puestos así, casi prefiero que siga tocando los huevos, que tenerlo de Presidente 8 años. Aunque, si se presenta, lo bueno es que confirma lo que ya se sabía. Un siervo al servicio de su ego y del PSOE. No te preocupes por el bien de su hijita, que ya papaíto la tiene bien resguardado. Eso es lo que le duele a ella. No te pingas nervioso, hombre, que si le cayó pastuca a su progrepapi de un lado, ahora le caerá de otro. Su barriguita siempre estará pijocontenta y pijollena.

      Eliminar
    2. Cuanta mala baba destila, Sr. Llanero Solitario.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hay muertos en las cunetas, hay "amiguitos del alma", hay señoras de amiguitos diciendo "te has pasado", hay una gran injusticia donde quiera que mire, y la verdad no parece importar.
    Nadie puede ser tan ciego, como para no verlo, pero nos pierden con sus formulismos, se lo están haciendo muy bien.

    ResponderEliminar